ensueño

y suenas suenas suenas
gran badajo
en el sagrado vacío de mi cráneo.
Blanca Varela

Soñé que platicábamos a la orilla de la cama, sonrientes y satisfechos, que lo hacíamos después de regresar los libros, y ahora leo tu mensaje, enviado a hurtadillas. Bastaba eso: repica de nuevo tu poesía. Y sí, nadie se enterará. Hay chispas que de tan pequeñas se quedan entre dos pedernales pero igual abrazan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s