epitafio

“Es posible que el tiempo imponga una tenue sabiduría a nuestros actos en cuanto nos aproximamos hacia los últimos días. Y es entonces hora de echar todo por la ventana, de regalar aquello que uno creía necesario para vivir. El sillón que había sido de la familia durante décadas: ¡Fuera! Los libros que me acompañaron en ese extenuante periodo de formación: ¡Fuera!, que se marchen rumbo a manos de quienes poseen aún paciencia para la lectura. Mas, sobre todas las cosas, se impone la renuncia a presumir, a tener y a demostrar. Cuando se ha llegado a un extremo de renuncia semejante puede uno estar seguro de que está pisando suelo de otro mundo. ¿Qué se puede demostrar o presumir a personas que tarde o temprano van a morir? Uno haría el esfuerzo si estas personas fueran dioses que, a cambio de nuestra demostración, se comprometieran a ofrecernos una vida dichosa. En Santa, la novela de Federico Gamboa, un hombre borracho y poderoso le pregunta a la prostituta que le da nombre a la novela: “¿Qué quieres que te regale cuando te mueras?” Sí, en la novela es esta la pregunta de un hombre ebrio y siniestro que cree tener hasta a la muerte encerrada en sus puños, pero si la oración se lee con tranquilidad y cierta distancia se podría tomar como una pregunta seria y sugerente: ¿qué quieres tener cuando ya no existas?”
Guillermo Fadanelli

Hace unos días me preguntaban que cuál sería mi epitafio. Creo que puede ser una frase que me gusta usar como remate en mis correos electrónicos: “Gracias por compartir”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s