Empieza a llover

Empieza a llover y las termitas abandonan a Pinocho;
ahí va la hormiga con su paraguas
pero en su estómago
las mariposas no descansan.

Empieza a llover y Pinocho siente florecer su pecho.
No eran mentiras lo prohibido
(error de traducción),
sino metáforas.

Empieza a llover y Pinocho se las huele
que ganaría por una nariz
si ha de crecer
bajo el balcón de Roxana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s