“Profesores, ¡los necesitamos!”

Fragmentos de “Professors, We Need You!”, de Nicholas Kristof

“Algunos de los más ilustres pensadores sobre problemas locales y mundiales son profesores universitarios, pero a la mayoría de ellos simplemente no les importan los grandes debates de la actualidad. La mayoría se exculpan de dar un punto de vista: “Eso es académico”. En otras palabras, ser un erudito es, a menudo, ser irrelevante…

“Todas las disciplinas se han vuelto más y más especializadas y cada vez más cuantitativas, por lo que son cada vez menos accesibles para el público en general”, señala Anne-Marie Slaughter, ex decano de la escuela Woodrow Wilson de Princeton y hoy presidente de la New America Foundation.

“El reto básico es que los programas de doctorado han fomentado una cultura que glorifica una oscura ininteligibilidad y un desdén a la audiencia. Esta cultura de la exclusividad es luego transmitida a la siguiente generación a través del proceso de publica-o-perece. Los rebeldes son, demasiado a menudo, aplastados o expulsados​​.

“Muchos académicos desdeñan el difundir públicamente el conocimiento como una distracción frívola ante la investigación real”, dijo Will McCants, un especialista en Oriente Medio en el Instituto Brookings. “Esta actitud afecta las decisiones de permanencia. Si la condición sine qua non para el éxito académico es participar en publicaciones revisadas por pares, a continuación, estos académicos que pierden el tiempo escribiendo para las masas serán penalizados”.

“Un problema relacionado es que los académicos buscan su permanencia encriptando sus ideas en una prosa elevada. Como una doble protección contra el consumo público, entonces este galimatías es a veces escondido en diversas publicaciones o publicado por editoriales universitarias cuya reputación soporífera mantiene a los lectores a distancia.

Jill Lepore, historiador de Harvard, que escribe para The New Yorker y es una excepción a todo lo anterior, destacó el resultado: “una gran, colmada, montaña de conocimiento exquisito, rodeada de un gran foso de prosa horrible”.

Escribo esto en el dolor, porque consideraba una carrera académica y admiro profundamente la sabiduría que se encuentra en los campus universitarios. Entonces, profesores, no se encierren en el claustro como monjes medievales, ¡los necesitamos!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s