Apuntes

Su risa y su vibrato. Es pánica, única. Como toda musa se deja llevar por sus miedos, se esconde en el agua al verme como minotauro. Y a pesar de mis cuernos, mira tan ferreamente que imanta. Me gustaría que no construyera laberintos. Dormiría a sus pies o en el sillón con tal de verla soñar. Y es que sin ella no sé (no tengo sabor). En su piel plasmé un autorretrato, obra maestra (ella, no los trazos de mi rostro y con mi rostro). Allí me quedé, allí no envejezco mientras acá un viejo enfermo —Nadie, que se arranca los ojos para que no estorben la huída— se sienta cada noche a escribir palabras como estas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s