Todos los textos

Le pedí a los alumnos como ejercicio una carta de amor, y reconocí que soy un cursi, que escribo para ella y empalago. Pero parece que a quién escribo es la única que sabe que le escribo. Diario, cuento o poema, para todo pienso en ella. Así fuera un diccionario estaría pensando en ella, escribiendo para ella, no para definirla sino para contextualizarla, de la a a la z, subjuntiva, imperativamente conjugarla, todos los tiempos, ojalá en presente, futuro. Pienso que su tesis es un poema, que los correos son memorandums, que me protagoniza con unas cuentas palabras. Podría ser el mal de Montano u otro parecido, pero escribo y en todo aparece, me habita. Niña Fausto, faustina, lolita: polisémica, todo lo sobreinterpreta, Me vuelve viejo en un minuto y con una mirada me rejuvenece. Bien dice Brecht: “Quiero ir con aquella a quien amo./ No quiero calcular lo que cuesta./ No quiero averiguar si es bueno./ No quiero saber si me ama./ Quiero ir con aquella a quien amo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s