Autorretrato hablado (fragmento) – Manoel de Barros

En las Metamorfosis, en doscientas cuarenta fábulas,
Ovidio muestra seres humanos transformados en
piedras, vegetales, animales, cosas.
Un nuevo ejercicio sería que los entes ya transformados
hablaran un dialecto cosal, larval, piedral, etc.
Nacería un lenguaje madrugante, adánico, edénico,
inaugural –
que los poetas aprenderían – siempre y cuando volvieran
a los niños que fueron
a las ranas que fueron
a las piedras que fueron.
Para volver a la infancia, los poetas también tendrían
que reaprender a errar la lengua.
¿Pero esto es una invitación a la ignorancia?
¿A inocular el idioma en los mosquitos?
Sería una demencia peregrina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s