Sólo palabras

Letras, signos. Nada más que palabras, pero nada menos que palabras: Profesor no viene de profesar pero comparten la raíz, de ahí florecen. Pro es hacia delante, hacia el futuro; admitir (en público) es la segunda parte. Así, profeta y profesor (y profesora, of course) se hermanan.
Pocos son los profesores que profesan (entregarse, abrazar algo). La mayoría somos novicios.
Unos cuantos llegan a madres. Quizá porque profesar implica una sílaba que suena a fe aunque más bien viene de fessus: confesar (admitir en privado). Así, profesor, profeta: a veces salomónico, a veces bautista, voz en el desierto. Incluso hay días en que san Juan evangelista.
Y lo magistral es un buen grupo y un buen maestro que buscan compartir.
Hay quien dice que maestro y magisterio designan a quien está parado (stare) más alto (magis), pero hay quienes oponen magister (más, el que más sabe de algo) a minister (menos). Curioso es que los primeros maestros en escuelas públicas allá en Roma eran llamados litterator (y sí, como en letrado, literatura, de nuevo la letra) y los esclavos que apoyaban la labor docente en casa eran los paedagogusPedagogía (ciencia de la enseñanza) viene de niño (paidos), lo mismo que pedante (quien engreído habla a los demás como si fueran niños.

Sigamos. Creo que se puede cambiar el futuro. Ciertos futuros, al menos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s